Muy similares a los turcos, pretenden lograr los mismos propósitos. Sólo hay dos diferencias bien definidas. En los baños árabes el vapor pierde protagonismo frente al agua fría y caliente para limpiar el cuerpo y relajarse, Normalmente se llevan a cabo en un entorno mucho más abierto o en un edificio de grandes proporciones.

La historia de los baños árabes es, sin embargo, una historia revestida de un carácter mucho más elitista y noble. Bien es sabido que a menudo eran utilizados por los grandes mandatarios musulmanes de cara a facilitar la firma de un acuerdo en principio espinoso. Si el dirigente en cuestión se mostraba reacio a aceptar las condiciones del sultán y la vía diplomática amenazaba con agotarse, se le bajaba a disfrutar de los efectos relajantes de los baños.